Monthly Archives: febrero 2015

¿Cuál es la mejor manera de reducir los costes en una pyme?

costes pymesLa actual situación de crisis es la principal responsable de que entre junio de 2007 y enero de 2011 hayan desaparecido en términos netos 200.000 empresas en nuestro país. Las pymes constituyen una parte fundamental del tejido empresarial de nuestro país, sin ellas España no saldrá jamás de la crisis económica, por ello, para que nuestra economía salga a delante es fundamental ayudar a las pymes a sobrevivir porque de ellas depende casi el 70% del empleo.

Uno de los principales retos a los que se enfrentan las pymes hoy en día es conocer la mejor manera de reducir sus costes. Para los expertos la detección, prevención y eliminación sistemática del uso excesivo de recursos constituye una de las claves para reducir los costes en una pyme. No hay que olvidarse de la flexibilidad, ya que permite a la empresa buscar nuevos nichos de mercado u optimizar los recursos para producir lo mismo a menor costo. Ésta es una de las principales conclusiones a las que han llegado los asistentes a la jornada organizada por FENAC “Ahorra costes en tu pyme con las Tecnologías de la Información (IT)”, en colaboración con Expert One.

Para Francisco Aranda, Vicepresidente de FENAC, “el primer paso es analizar las cosas que se hacían mal y en las que se derrochaba dinero. En un momento de caída de ventas y de aumento de los costes, como le ha sucedido al 90% de las empresas de este país, hay que buscar la forma de ser más eficientes en los procesos, en lugar de tirar por el camino de en medio y deshacerse de una buena parte de la plantilla.”

Una opción a la que recurren muchas pymes que piensan que el negocio nacional está agotado, es sacar toda la producción fuera, pero no siempre es la mejor opción, aseguran los expertos. Antes hay que pensar si se puede invertir aquí en maquinaria y procesos que ayuden a que la producción local sea más eficiente. Deslocalizar la producción es una medida que no resulta tan rentable cuando no eres un gigante. Deslocalizar significa, además, reducir el nivel de calidad en muchas industrias, condenarte a competir en precio, ser uno más, en lugar de apostar por ofrecer algo diferente al mercado y empeñarse en estar entre los mejores, que es el camino que ha hecho grandes a tantas pymes españolas.